Empezando con el pié correcto. ¿Cómo escoger un mentor para tu carrera en ciencias?

Vamos a imaginar que te acabas de graduar en la universidad. Estas lleno de deseos de crear y aportar con tu trabajo. También esperas que el trabajo te retribuya para cumplir tus sueños, cualquiera que sean estos, tener familia, viajar, etc.

A la velocidad que se vive hoy, no quieres perder el tiempo en tus inicios. Para garantizar tu empleabilidad en el futuro, no se trata solo de terminar una maestría o un doctorado; necesitas resultados que te ayuden a dar tu próximo paso como quieres.

Si es que vas a continuar trabajando en el ambiente académico, iniciarás estudios de posgrado hasta aumentar tu especialización. Quizás solo quieres hacer un posgrado de especialización para entrar a una empresa. A lo mejor solo necesitas una pasantía, en lo que creas condiciones para iniciar tu propia empresa.

En cualquier caso, en tus primeros años vas a necesitar un mentor.

Cuando dejamos la universidad, y de cara a iniciar nuestra vida laboral, necesitaremos un mentor que nos guíe.
Cuando dejamos la universidad, nos toca elegir un mentor para nuestros primeros años de trabajo. Foto de Stanley Morales en Pexels

¿Qué papel tiene un mentor?

Tu mentor será la persona que te guíe en tus primeros pasos como profesional, no solo en cuestiones técnicas o académicas; también te aconsejará y te guiará en temas administrativos y sociales.

Los temas administrativos pueden resultar verdaderas trabas a tu desempeño, si no aprendes a sortearlos hábilmente. Drenan tiempo y energía y por más que quieras evadirlos, estarán presentes en tu día a día. Con la ayuda de tu mentor, lograrás gestionar tu tiempo para insertar estas tareas en tu rutina sin afectar la investigación conjunta.

Los temas sociales no serán menos importantes en tu carrera, porque te ayudarán a desempeñarte exitosamente en el ambiente laboral, a integrarte en un equipo de trabajo y lograr buenas conexiones. Ya hemos hablado de los cambios que esta experimentando el mercado laboral y la importancia de desarrollar habilidades blandas, que las empresas están demandando cada vez más. Aprender a desempeñarte exitosamente en grupos de trabajo multiculturales, a gestionar tus conflictos sin dañar el espíritu de equipo, y a establecer contactos de colaboración, serán habilidades que aumentarán tu empleabilidad.

Por mentoría se entiende la relación establecida entre una persona con mayor experiencia en un ámbito (mentor) y otra con menor o ninguna experiencia (mentorizado) con el objetivo de facilitar y desarrollar sus competencias y socialización, incrementando así sus posibilidades de éxito en la actividad a desempeñar.

Viviana Elizabeth Jiménez Chaves.
Doctora en Ciencias de la Educación, Catedrática de Metodología de la Investigación Científica. Universidad Nacional de Asunción-Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. Asunción –Paraguay

La mentoría es un procesos de dos vías. Tu mentor estará poniendo en ti recursos que ha evaluado y validado por años con su trabajo. Algunas herramientas las puede haber desarrollado personalmente. Es importante que le aportes con tu trabajo y le ayudes a obtener sus propios resultados.

Tu mentor debe ser una persona capaz de transmitir confianza, motivación, experiencia técnica y valores.
Los primeros años de tu carrera son preciosos. Elegir un buen mentor garantizará que sean años productivos. Foto de Andrea Piacquadio en Pexels

Los primeros años de tu carrera son preciosos. Elegir un buen mentor garantizará que esos años sean productivos.

¿Qué esperar de un buen mentor?

Un buen mentor, guiará tus primeros años de trabajo y te ayudará a descomponer tus objetivos a mediano y largo plazo.

Debe ser una persona abierta a la comunicación y accesible. Es clave que sea una persona capaz de conversar los temas sensibles y establecer con claridad las normas de trabajo. Para llevar con éxito una investigación conjunta, es necesario establecer ciertas normas, analizarlas de conjunto y lograr condiciones que los favorezcan a los dos.

Hay temas que deben quedar claros al inicio de la relación de trabajo.

Uno de ellos es cómo serán compartidas o divididas las responsabilidades en la investigación. El otro, cómo se establecerá la autoría del trabajo. También resulta de gran ayuda saber las expectativas de cada uno sobre el tiempo que dedicarán al proyecto.

Considerando que el mentor tiene una función evaluadora, es importante saber cuáles serán las bases para juzgar tu rendimiento. Lograr un diálogo franco en estos aspectos ayudará a mantener una relación de trabajo saludable.

Un buen mentor te hará saber si el trabajo esta marchando bien sin de enjuiciar innecesariamente o utilizar términos agresivos. Respetará el hecho de que tú tienes la última palabra, pero te dará herramientas para tomar las mejores decisiones.

Debe ser una persona con la que puedas establecer una relación de confianza, ayuda y empatía. Tu mentor debe ser la persona con experiencia que sea capaz de escucharte, enseñarte los puntos débiles de tus ideas y te enseñe los elementos a valorar para los proyectos que tienes en mente.

El mejor mentor no tiene que ser necesariamente alguien con décadas de experiencia, pero si debe ser un modelo a seguir. Lo más importante es que esté en un punto de su carrera donde tú quieres estar en unos años, que haya pasado con éxito las pruebas que tú en algún momento tendrás que pasar.

Tu mentor te orientará en tu trabajo pero tú tendrás tus propias ideas y es importante que no las abandones. Necesitarás confiar tus proyectos en los que pondrás al descubierto tu creatividad. Es por eso que debes asegurarte de elegir como mentor a alguien con buenos valores y ética, o estarás exponiéndote frente a alguien que puede hacer un mal uso de esos intercambios contigo.

En cualquier carrera que te hayas iniciado, habrá días malos, semanas en las que las cosas no salieron como esperabas, resultados que no aparecen, no importa cuanto esfuerzo le has puesto. Un buen mentor debe tener capacidad para motivarte, para hacerte ver las posibilidades que aún no has probado. No se trata de que será una persona que te dirá solo lo que quieras oír, sino que te alentará antes de darte un sermón por lo que no has logrado.

Se espera de ti que correspondas al tiempo y el conocimiento que te dedica un mentor, mostrando lealtad hacia los objetivos comunes, respeto, amistad, ayuda y deferencia.

¿Cómo elegir mi mentor?

Identifica que quieres lograr en tu carrera, ese es el primer paso para saber a quien quieres como mentor.
Todos tenemos un modelo a seguir en nuestra carrera, saber qué queremos es clave para elegir nuestro mentor. Imagen de Tumisu en Pixabay

Elige tus candidatos entre profesionales con resultados en su carrera similares a los que tú aspiras. Una vez que decides en que tema quieres hacer tu práctica o pasantía, deberás encontrar dos o tres profesionales con unos años de experiencia y sobre todo,  que hayan desarrollado una carrera que se parece a lo que quieres para ti, que están donde tú quieres estar en unos años.

No todos perseguimos los mismos objetivos al graduarnos. Para algunos, lograr convertirse en un referente obligado en un tema representa una forma de asegurarse que siempre tendrá buenas ofertas de trabajo.

Para otros, lo más importante es llegar a formar y gestionar un grupo de trabajo con el que desarrollar sus ideas. En este grupo se encuentran profesionales que aunque no sean referentes en su área, tienen un conocimiento técnico que les permite comunicarse con expertos y habilidades para lograr que colaboren con sus ideas. Así pudiéramos encontrar infinidad de aspiraciones, lo más importante es que sepas lo que quieres tú. De esa forma podrás identificar los mejores candidatos para tu mentor.

Asiste a seminarios donde participen las personas que estas valorando como mentores. La situación ideal es poder verlos desempeñarse en persona. Sin embargo, hoy es bastante común que estés valorando realizar tus prácticas en otra ciudad, incluso en otro país. En este último caso, valora anotarte en webinars o ver videos de charlas o conferencias donde hayan estado presentes.

Hay mucho que aprender de tu futuro mentor de la forma que se desenvuelve en los debates de seminarios y conferencias. Podrás apreciar si hace sus preguntas con respeto por la persona que presenta, si sus comentarios aportan o están dirigidos a socavar la credibilidad del ponente.

Claro que la forma en que se comporte con profesionales experimentados no será necesariamente la que tenga con sus estudiantes, pero te ayudará a formarte una opinión sobre su respeto por los puntos de vista de otros profesionales.

Con esto te digo que si tienes la oportunidad de verlo en una reunión con sus estudiantes, eso es algo que no te debes perder!!

Visita el sitio web del Instituto donde tiene su cátedra, grupo o laboratorio. Si alguna ventaja existe hoy en día para obtener información profesional es precisamente la cantidad de información disponible en las páginas web. De allí puedes conocer  muchos datos que te ayudarán a decidirte.

Algo sobre lo querrás tener una idea es sobre su participación en la vida social.  Atención!! no estoy hablando de husmear en sus RRSS personales. Te explico.

La mayor parte de los institutos de tipo académico, incluso las empresas, hacen con frecuencia actividades sociales de distintos tipos. Allí podrás ver a profesores de gran reputación participar en una obra de teatro de aficionados junto  a sus estudiantes, o correr junto a las personas de su grupo en una maratón para celebrar algún aniversario. Otros han estado dentro del público animando, pero participan y muestran que les importa su equipo. Eso no quiere decir que los que no participan sean necesariamente insensibles, pero si puede darte una idea de sus características en las relaciones personales.

Si es participativo y brinda a poyo a su grupo en actividades sociales, es muy probable que sea una persona que se interesa genuinamente no solo por tus avances en la investigación, sino también en tu proyecto de vida.

Del sitio web también puedes también deducir si tu mentor candidato promueve la participación de sus estudiantes en eventos, charlas o congresos. Eso te servirá para hacerte una idea de su preocupación por el crecimiento profesional de los jóvenes profesionales bajo su mentoría.

Si estas en la rama de la investigación académica, te interesará ver la producción científica no solo del posible mentor, sino también de los miembros de su grupo, y así tener una idea de lo que puedes lograr.

Conversa con los jóvenes que forman parte de su grupo. Aunque aparece como la última recomendación, no es por eso la menos importante. Conocer las opiniones de las personas que han compartido ya un tiempo de trabajo con tu mentor candidato sin dudas te brindará un punto de vista muy útil.

Típicamente, los profesores con plazas disponibles para hacer mentoría tienen sus anuncios explicando los temas de trabajo y algunas (pocas) condiciones generales. Si has tenido alguna entrevista personal con el posible mentor, él te habrá transmitido con mayor detalle sobre el tema de trabajo y algunos aspectos del funcionamiento del grupo y sus propias normas. Todo es información que vale la pena tener, pero hasta ahí solo tienes el punto de vista del mentor.

Necesitas el punto de vista de sus estudiantes. Ellos van a estar en una situación similar a la tuya, por tanto tendrán una mirada diferente a las mismas normas.

Tómate un tiempo para elegir un buen mentor en el inicio de tu carrera. Ese será tu consejero en temas técnicos, administrativos y sociales de tu vida laboral.

El tiempo que dedicamos a elegir nuestro mentor se retribuye en el éxito de nuestra carrera. Foto de Andrea Piacquadio en Pexels

Conclusiones

El mentor que guiará tus primeros años de vida laboral no debe ser algo que solo alguien que estaba convenientemente disponible, ni que alguien te recomendó y lo tomaste sin pensar. Debe ser alguien que debes escoger para garantizar que esos primeros años beneficien el resto de tu carrera.


Fuentes:

1.            Eller, L. S., Lev, E. L. & Feurer, A. Key components of an effective mentoring relationship: A qualitative study. Nurse Educ. Today 34, 815–820 (2014)


Si te resultó de interés el contenido, déjame un LIKE o un comentario al final de la página y me estarás estimulando a continuar escribiendo.

Suscríbete y te mantendré informad@ sobre las novedades del blog

Se está procesando…
¡Excelente! Ya formas parte del grupo

Publicado por viviendohabana

Soy Vivian, profesora y #mentora en ciencias biológicas. Ayudo estudiantes de carreras de perfil biológico a graduarse con las más altas calificaciones. Te puedo ayudar en #generación-de-contenido de alta calidad, utilizando fuentes confiables en inglés o español.

4 comentarios sobre “Empezando con el pié correcto. ¿Cómo escoger un mentor para tu carrera en ciencias?

  1. Una disertación muy interesante . Esto convencida que en cualquier faceta de nuestra vida tanto en la universidad como en los negocios un buen #mentor marca la diferencia. Pero he de decir que no son nada fáciles de encontrar , por qué un buen mentor es aquel que ve tu potencial y te da alas para brillar Incluso en verdadero mentor no le importa que le superes muy al contrario se alegra de tu éxito . Gracias por compartir Vivian ♥️ 💯 un abrazo grande

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: