El método más efectivo para aprender a cualquier edad

No importa el año que acabamos de cursar, nos alegramos de la etapa que vencimos, pero el proceso lo vivimos siempre con gran estrés.

Al pasar unos meses, cuando vemos hacia atrás, siempre pensamos que todo el agobio que sentimos no era para tanto.

Y es que desde que desde que iniciamos los estudios nos preocupamos mucho por aprender las materias, pero poco por crearnos técnicas de estudio que nos ayuden a ser más efectivos aprendiendo.

Por qué es importante crear un buen método de estudio?

Apropiarse de un conocimiento es un proceso en el que se debe lograr  mover la información de la memoria a corto plazo, a la memoria a lago plazo. Eso se logra a través del estudio, quiere decir que requiere esfuerzo, organización y trabajo.

Mientras mejores sean nuestras técnicas de estudio, más efectivo será el tiempo que le dedicamos.

Encuestas en universidades han evidenciado que alrededor del 40% de los estudiantes desaprueban al menos un examen semestral durante la carrera.

La buena noticia, es que la mayor parte de ellos lo toman como una señal de alerta y buscan ayuda en tutores, mentores o compañeros de año.

El agobio por las horas de estudio se soluciona con mejores ténicas y un buen plan. Foto de Pexels.

Sin embargo, también se ha encontrado que al ponerle la mayor parte de su atención a la asignatura que reprobaron, muchos de los estudiantes que fallan en un examen tendrán múltiples fallos.

A partir de reprobar la primera asignatura, el riesgo de abandonar la carrera aumenta 4 veces.

Si ya te has graduado y has iniciado un trabajo que te gusta, también necesitas seguir estudiando.

Hoy es más cierto que nunca que para mantenernos competitivos en cualquier profesión no podemos dejar de estudiar. Aún cuando estés bien calificado para asumir un puesto, necesitarás mantenerte actualizado en los avances de tu sector, y tomar cursos de posgrado para especializarte.

Si pensaste que la carrera fue estresante, te encontrarás que lograr esas especializaciones que requiere tu nuevo puesto, a la vez que cumples todas tus responsabilidades en el trabajo y el hogar hacen que la maestría o el doctorado parezcan un juego de niños.

En los dos casos, crearte un método de estudio efectivo te permitirá sentirte más cómodo y al día con tu vida social y tus responsabilidades, sin arriesgarte a fallar en tus exámenes.

Cinco pasos para hacer más efectivas tus horas de estudio

No existe una receta de técnicas de estudio que acomode a todos, cada uno tiene requerimientos particulares dependiendo de sus gustos, sus habilidades y también su edad.

Sin embargo, hay algunas reglas que se pueden aplicar de forma general.

Primero, el estudio es más efectivo si creas las condiciones correctas. Un maratón de horas leyendo que te deja exhausto nunca será más efectivo que una hora de estudio bien planificada,en la que te sientes a gusto con lo que estas haciendo. 

1. Reserva un bloque de tiempo para el estudio. Ya sea temprano en la mañana, después de una siesta o tarde en la noche, lo importante es que al sentarte a estudiar no sientas que le estas robando tiempo a otras actividades. 

2. Diseña un lugar para estudiar, hazlo cómodo para ti. Elimina distracciones y rodéate de lo que necesites para ganar concentración. Si eres de los que le gusta tener música de fondo, escógela antes de sentarte a estudiar.

También pueden ayudar los olores, incluso los colores de la habitación.

Disponer de un lugar confortable nos asegura una mejor concentración. Foto de Pexels.

2. Respeta los tiempos de descanso, ejercitación y alimentación. Sentarte a estudiar con hambre o sueño atentará contra la concentración que necesitas.

Ya con las condiciones creadas, debes tener presente que la combinación de técnicas y medios es el camino más efectivo para aprender.

3. Haz una primera lectura de todo el contenido. Una lectura de exploración te permitirá informarte de todos los temas que debes abarcar. Seguramente encontrarás que hay temas con los que ya estas más familiararizad@ y para los que necesitarás menos tiempo. Identificaras otros en los que necesitas ayuda. Es un buen momento para organizar los puntos claves sobre los que realizarás resúmenes y apuntes. 

4. Planifica sesiones de estudio a solas, seguidas de algunas en equipo. Las sesiones de estudio  solas son útiles para asimilar conceptos, procesos, fechas y palabras claves, las de trabajo en equipo por lo general ayudan mucha a integrar conocimientos y relacionar conceptos.

La combinación de técnicas y medios es el camino más efectivo para aprender: lee, haz esquemas, escribe notas, explícale a un amigo.

La experiencia dice que cuando intercambias conocimientos o explicas en un debate con un compañero lo que has comprendido, el conocimiento lo retienes mejor.

También los temas que encuentres particularmente difíciles de comprender, puedes encontrar que un compañero de clases te lo puede explicar en forma mas comprensible que el profesor.

“Cuando encuentras algo difícil de entender, discútelo con un compañero de aula. A diferencia del profesor, tu compañero lo entendió recientemente y recuerda mejor las claves para entenderlo. El profesor lo estudió hace tiempo atrás, es probable que no recuerdo el contexto que se lo facilitó”

Eric Mazur, catedrático de Física en la Universidad de Harvard, y reconocido innovador de métodos de enseñanza.

5. Haz resúmenes o señala las ideas principales en el texto. A pesar de ser muy recomendado, señalar en el texto nos pone en una posición pasiva ante lo que estamos leyendo.

Resulta mucho más efectivo integrar los conocimientos a través de esquemas, haciendo resúmenes escritos a mano, organizando tarjetas didácticas o resolviendo ejercicios.

“La experiencia práctica en un laboratorio o estudio de arte es más poderosa que una conferencia, y no puede reproducirse en línea” Logan McCarty. Director de educación de física, Universidad de Harvard

¿Hasta que edad estudiar?

Tan demandante de esfuerzo y energía vemos el estudio, que es una de las razones por las que cuando alguien pasa de de los 35 años dudamos, o lo hacemos dudar de que pueda estudiar una nueva carrera o emprender un programa de maestría o doctorado.

“En cualquier edad estas mejorando algunas cosas, empeorando otras cosas, y estas en una meseta en otras más”

Joshua Harsthone (2015, Phsiological Science)

La realidad es que si ajustas tu método de estudio de acuerdo a las fortalezas de tu edad, nunca dejarás de ser efectivo aprendiendo cosas nuevas.

De acuerdo a un estudio publicado en la revista Psychological Science en 2015, la mayor habilidad de procesar información rápido la tenemos entre los 18 y 19 años de edad, mientras que la memoria a corto plazo esta en su mejor momento entre los 25 a 35 años. Entre los 40 a 50 años logra su plenitud la capacidad de comprender emociones ajenas, y a los 65 años, la capacidad de dar definiciones a palabras.

En nuestra juventud podemos explotar la gran capacidad de pensar rápidamente, resolver problemas e identificar patrones, que caracteriza esa etapa de la vida.

El aprendizaje en esta etapa puede apoyarse mucho en la lectura en voz alta y descansará en buena medida en la facilidad de retener buena parte de información rápidamente.

Pasados los 35 ya iniciamos una etapa de madurez, que nos ayuda a gestionar mejor nuestro tiempo y esfuerzo.

Comienza una etapa en la que podemos explotar los conocimientos que ya hemos aprendido y la mejor capacidad de relacionarnos con el entorno.

En esta etapa retenemos más fácilmente la información nueva cuando la comparamos y la integramos con nuestra experiencia previa.

Has tenido dificultad en este semestre para mantenerte al día en tus estudios?

Tienes otras tácnicas que te ayudan a ser más efectivo en tus horas de estudio?

Déjanos tus experiencias en los comentarios. O pásale este post a tus amig@s y cuentanos que les pareció.

Si ajustas tu método de estudio de acuerdo a las fortalezas de tu edad, nunca será demasiado tarde para aprender cosas nuevas.



Se está procesando…
¡Excelente! Ya formas parte del grupo