Archivo de la categoría: Bio-academia online

¿Pensando en un programa de doctorado? Dos historias para ayudarte a decidir

Estas muy cerca de graduarte en la universidad. Entraste con una idea de lo que querías hacer ya graduado, pero los años de estudio y las pasantías que has hecho te han puesto a reconsiderar la decisión de continuar al PhD. Es un buen momento para reflexionar sobre lo que quieres lograr en tu carrera.

Hace unos años, quizás unas décadas – que el tiempo pasa volando -, la decisión de continuar a un programa de doctorado era un camino más obvio. Ya no es tan así.

Necesitas saber qué quieres hacer, aunque eso signifique tomarte un par de años para explorar tus opciones.

Las historias de Ian Faulkner y Paris Grey te servirán para reflexionar sobre la decisión de entrar en programa de doctorado.

Es una decisión que no debes tomarte a la ligera.

Entrar al programa de doctorado es la mejor decisión para ti?
Entrar al programa de doctorado es la mejor decisión para ti?
Foto de Svilen Milev en FreeImages

La historia de Paris Grey

Cuando Paris Grey terminó su licenciatura, se tomó 2 años para trabajar como técnico en un laboratorio, para darse cuenta de cuáles eran sus intereses antes de dar el próximo paso.

Grey se dió cuenta que ella podía desarrollarse como científica sin obtener un PhD (doctorado). Ella había logrado un conjunto de habilidades y sus propios proyectos de investigación, también había aprendido cómo llevar un laboratorio –incluyendo la optimización del espacio, manejo del personal, y el entrenamiento de los nuevos miembros del grupo. Podía establecer su propio laboratorio en en cualquier lugar –de hecho, un profesor de su departamento había tratado de contratarla, y el trabajo le interesaba. Hoy, pasados 23 años de su carrera como investigadora, Grey está todavía en el laboratorio donde empezó como técnico, y su posición ha evolucionado como ella sabía que podía ser.

Ella es ahora la coordinadora de los programas de investigación del laboratorio –una posición como co-investigadora en la que es mentora de estudiantes pre- y posgraduados de la universidad, y contribuye en los manuscritos de otros investigadores mientras trabaja en su propia investigación- en la Universidad de Florida (UF) en Gainesville.

Un PhD “no habría abierto ninguna puerta que no hubiera podido abrir sin eso”, dice ella.

Should you go to grad school?, escrito por Maggie kuo y publicado por ScienceMag.org

PhD es el acrónimo de Philosophiae doctor, aunque en sus orígenes lo fue, hoy no es realmente un título en filosofía. Hoy es el título universitario más alto que puedes obtener. Sin dudas, te ayuda a aumentar tu empleabilidad y acceder a opciones de mejor remuneración, solo que nada de esto esta garantizado.

Obtener el PhD demandará mucho esfuerzo, pero aumentará tu empleabilidad

La historia de Ian Faulkner

Para el ingeniero químico Ian Faulkner, por ejemplo, un año y medio trabajando en la industria lo llevó a decidir que el PhD era el paso correcto para él.

Cuando Faulkner inició su trabajo en la industria al terminar un programa combinado de licenciatura y maestría, tenía una vaga idea de que explorar una carrera de investigación podía ser lo que él quería. Él disfrutó ver los proyectos crecer desde las ideas iniciales, y para su trabajo de investigación para graduarse, él había elegido hacer investigación básica antes que un proyecto de diseño ingenieril. Pero él había entrado en la universidad con el plan de ir directo ala industria, incluso escogió su universidad porque pensó que ese programa combinado le daría mejores posibilidades en la búsqueda de un trabajo. Más aún, él no estaba convencido de que debía obtener el PhD. Entonces se apegó a su plan original y se unió a Biogen en Cambridge, Massachusetts, donde  había hecho una pasantía en verano anterior.

Allí trabajó en un pequeño proyecto de investigación desarrollando un ensayo para detectar genomas virales en muestras de pacientes, lo cual él dice que fue una experiencia tipo PhD. El diseñó y ejecutó experimentos, analizó datos y utilizó los resultados para solicitar más tiempo y dinero para continuar con el proyecto.  Sintió como si el proyecto fuera suyo –y sus supervisores lo animaron a hacerlo- y disfrutó la libertad que tenía en la dirección del proyecto.

Pero Faulkner se dió cuenta que a la larga, su situación no era sostenible. Podía imaginar que, al final del camino, sería llamado a trabajar en proyectos que no le interesaban y sin poder realizar los proyectos que quisiera por no tener las credenciales necesarias.  

“Fue eso lo que realmente en la dirección que me daría más autonomía científica para trabajar lo que quisiera”, dice él –lo que significaba obtener el PhD.

Después de dos rounds de aplicaciones, él esta iniciando su tercer año en la Universidad de Washington  y disfruta la autonomía científica y la habilidad de explorar las nuevas ideas que generan los experimentos.

Should you go to grad school?, escrito por Maggie kuo y publicado por ScienceMag.org

Algunas consideraciones para entrar en un programa de doctorado

En estos momentos, obtener el PhD sigue siendo una opción casi mandatoria si aspiras a realizar tu carrera dentro de la docencia o en la investigación académica.

Si estas decidido a trabajar en la industria, una maestría puede darte el grado de especialización y formación teórica que requieres en un área determinada, y son programas considerablemente más cortos, con una duración promedio de 1-2 años.

Al decidirte a entrar en un programa de doctorado debes saber que es un oficio de tiempo completo, que te tomará entre 3 y 6 años. Debes entrar por motivación y comprometerte a afrontar todas las exigencias del programa.

Si no tienes los medios necesarios para sostenerte, busca una beca que pueda financiarte. Esto te resultará más fácil si buscas un tema de investigación competitivo, y que pueda articularse a un tema estratégico para el país. La idea de trabajar para financiar tus estudios de doctorado no funciona. Los programas de doctorado tienen una carga importante de cursos de posgrado y además tendrás que trabajar en tu investigación.

Escoge cuidadosamente tu mentor para el doctorado. Necesitarás un profesional de experiencia y comprometido con tu investigación que te ayude a sortear las dificultades que seguro encontrarás. Tu mentor, además de ayudarte a encauzar la investigación, te puede aportar contactos de trabajo que pueden acelerar tus resultados.

A modo de conclusiones,

Obtener el PhD te puede aumentar tu empleabilidad, pero es una decisión que debes tomar con mucha motivación. Si sientes que aún no estas seguro, date un tiempo y obtén experiencias que te ayudaran a decidir.

¿Estas pensando en unirte a un programa de doctorado? cuéntame en los comentarios y deja un LIKE antes de irte.


Se está procesando…
¡Excelente! Ya formas parte del grupo

Terapia de parejas para mentor y mentee. Conoce como evitar los malentendidos

Como cualquier relación interpersonal, la relación mentor: mentee debe estar basada en una buena comunicación, respeto mutuo, expectativas y valores compartidos y conexión personal.

Todo esto siempre en los dos sentidos.

En una publicación reciente te conté por qué me habría gustado conocer la importancia de elegir cuidadosamente un mentor al inicio de mi carrera.

A estas alturas he estado en las dos posiciones, he sido mentor y mentee y sé que hay inconformidades en ambos lados, muchas veces no bien manejadas y que afectan el curso de la relación.

Se me ocurrió que como mismo funcionan las terapias-de-pareja, en este post puedo comentar las principales inconformidades de ambos lados.

Al final, dejo algunas recomendaciones, para evitar malgastar tiempo y esfuerzo en una relación de mentoría que no funciona bien.

Como en toda relación interpersonal, hay que escuchar a ambas partes, mentor y mentee.
Escuchar a las dos partes.
Foto de cottonbro en Pexels

La relación mentor:mentee debe estar basada en una buena comunicación, respeto mutuo, expectativas y valores compartidos y conexión personal.

¿Cuáles son las 3 quejas más comunes de los mentees?

1. Mentor ausente

Lo que esperas de un mentor es, en primer lugar, una persona que va a estar presente, física e intelectualmente para evitarte tropiezos y atrasos innecesarios.

En cambio, 6 investigaciones independientes muestran que la ausencia del mentor en el trabajo, es la queja más común en los mentees.

La falta se asesoramiento se ha identificado como la causa de problemas como:

Accidentes personales o daños a equipos, por un entrenamiento o supervisión insuficiente.

Pérdida de tiempo, al trabajar por semanas o meses en una dirección equivocada, sin posibilidades de confrontar ideas.

Insuficiente desarrollo de habilidades necesarias en la carrera, como escritura de publicaciones, o solicitudes de financiamiento.

Pérdida de confianza en sus habilidades y desmotivación, ocasionada por el desinterés del mentor que el mentee interpreta como que su trabajo no es lo suficientemente interesante o meritorio

No poder contar con el asesoramiento frecuente del mentor trae consecuencias negativas tanto en el desarrollo de sus carreras como en la motivación y confianza de los mentorizados. 

La ausencia de los mentores esta generalmente asociada a la saturación de trabajo y se ha visto que ocurre tanto en mentores jóvenes, como en los más experimentados. En algunos, sin embargo, puede llegar a ser una actitud negligente.

Mira lo que contó una estudiante entrevistada.

Intenté comunicarme por correo electrónico [con su mentora] en múltiples ocasiones…algunas veces ella decía, “Si, déjame encontrar un tiempo” o ignoraba mis correos completamente. Cuando la confronté personalmente sobre este tema, me decía algo como, “Si, déjame agendar una reunión contigo”, y la reunión no ocurría…Tuve que esperar fuera de su oficina, literalmente, incluso para llegar a saber si ella estaba allí.

Fuente: Limeri, L.B., et. al, 2019.

2. Comunicación fallida

El intercambio de conocimientos es otro objetivo esencial de una mentoría y esto solo se logra con una comunicación efectiva.

No se trata solo de que el mentor este presente en seminarios y reuniones periódicas, sino que sepa comunicar sus observaciones sobre la marcha del trabajo, con respeto y de una manera franca, abierta, directa y adecuada; sin atentar contra la dignidad del mentee.

Por su falta de experiencia, los mentees saben que serán corregidos, pero señalan que con frecuencia los mentores hacen los señalamientos a gritos, llamándolos con adjetivos agresivos o haciendo burlas.

La comunicación mentor:mentee debe estar basada en el respeto mutuo.
La comunicación mentor:mentee debe estar basada en el respeto mutuo.
Foto de Andrea Piacquadio en Pexels

Otro problema muy común de comunicación es el menosprecio o la falta de atención a las propuestas del mentee. Un mentor con el expertise técnico adecuado, se espera que escuche la propuesta y de sólidos argumentos para no proseguir a evaluarla en la investigación.

También se dan situaciones en las que el mentor da consejos no solicitados sobre temas íntimos o de la vida personal del mentee, o promueve los comentarios a espaldas de los diferentes miembros del grupo. Todas estas situaciones, además de ser ofensivas, crean un ambiente de trabajo enrarecido, donde difícilmente se promueva el crecimiento profesional del mentee.

El intercambio de conocimientos es otro objetivo esencial de una mentoría y esto solo se logra con una comunicación efectiva.

3. Desacuerdo en objetivos y expectativas

Con frecuencia, los mentees sienten que sus mentores tienen expectativas no realistas sobre las horas que se deben dedicar al trabajo, e ignoran totalmente sus otras responsabilidades docentes o con su familia.

Otro punto donde es común que estén desalineados mentor y mentee es en los objetivos que se propone cada uno con la colaboración, y el tiempo en que deben alcanzarse; sienten que los mentores le ponen metas mas allá de sus propios intereses o expectativas.

Ante las diferencias de expectativas, escuchar y respetar las aspiraciones del mentee.
Ante las diferencias de expectativas, escuchar y respetar las aspiraciones del mentee.
Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

Al respecto de qué intereses deben prevalecer ante los posibles desacuerdos, un mentor entrevistado se destacaba la importancia de respetar las aspiraciones del mentee.

Creo que un mentor debe tener la función de escuchar. Es importante oír lo que el mentee dice en términos de los objetivos y las metas que son importantes para él (o ella)…es difícil no tratar de imponer tus ideas y lo que piensas que es bueno para ti [mentor] en esa situación, pero un buen mentor primero escucha a su mentee y brinda su consejo…ajustado a esa persona específica [mentee], y sus propias metas y objetivos, con respecto a determinada situación.

Fuente: Straus, S. E et. al, 2013. 

¿Qué opinan los mentores?

Los mentores son realmente personas ocupadas, y no pueden detener su carrera para realizar sus tareas de mentoría; se comportan de forma altruista con sus conocimientos y quieren dar lo mejor de si en la relación con sus mentees.

Esperan, tanto como los mentees, poder establecer una relación basada en la confianza y el respeto. También esperan lealtad a los objetivos del grupo.

Como regla general, cada mentor tiene varios estudiantes asociados y demanda un gran esfuerzo y organización atender las diferencias de trabajo y personalidad de cada uno.

Los mentores esperan, tanto como los mentees, poder establecer una relación basada en la confianza y el respeto. También esperan lealtad a los objetivos del grupo.

Los reclamos mas frecuentes de los mentores sobre el comportamiento de los mentees son:

1. Que sean más respetuosos con el tiempo que le dedican a la atención personalizada.

Ese respeto lo traducen en que sus mentees lleguen a las reuniones periódicas a la hora acordada, con los temas de análisis anotados y definidos los tiempos para realizarlos.

2. Que sean receptivos a sus orientaciones y acepten tanto los señalamientos positivos como negativos.

Los mentorizados, cuando no aceptan los señalamientos negativos, con frecuencia recurren a la opinión de otras personas de experiencia, sin haber atendido adecuadamente los señalamientos realizados por su mentor.

3. Que los mantengan informados acerca de cambios en los intereses de investigación.

La falta de compromiso del mentee atenta contra su concentración y afecta el avance de la investigación.

¿Cómo evitar malentendidos?

Los problemas que he mencionado tiene un origen común:  mentor y mentee no han hablado con suficiente claridad al principio, de temas vitales para la relación de trabajo.

Los temas que te sugiero a continuación deben ser tratados desde la primera entrevista de trabajo. Al fin y al cabo, es mejor saber más temprano que tarde si existen desacuerdos en temas esenciales y negociarlos adecuadamente.

1. Definir las metas y una línea de tiempo estimada para alcanzarlas.

Una mentoría se realiza casi siempre, como parte de prácticas pre-profesionales, o un programa de maestría o doctorado. La meta final estará muy clara, y el tiempo para alcanzarla también.

Pero hay varios puntos de inflexión intermedios que deben estar predefinidos, al menos lograr la mejor estimación posible.

La mejor forma de definir estos objetivos es siguiendo el método conocido como SMART (acrónimo del inglés, specific, measurable, achievable, realistic and timely).

Objetivos SMART

Específicos

Medibles

Alcanzables

Realistas

Definidos en tiempo

2. Establecer con qué frecuencia revisarán de conjunto el avance en los objetivos propuestos

Aunque no es necesario, ni realista, establecer un esquema rígido, la mejor idea es establecer cuántas interacciones tendrán a la semana, o el mes, o el período que consideren prudente. La situación ideal es que puedan tener un intercambio personal al menos una vez a la semana.

3. Dejar establecido cómo será la accesibilidad de ambos y las vías que usarán para comunicarse.

En el trabajo diario se presentarán numerosos imprevistos y situaciones que no pueden esperar a esas reuniones de chequeo de objetivos. Para evitar retrasos innecesarios, es importante que tengan formas de comunicarse con suficiente flexibilidad; puede ser el correo electrónico, el teléfono, o cualquier vía que facilite la comunicación.

Cuando existe un verdadero interés por supervisar la investigación, aún en circunstancias en las que los mentores necesitan ausentarse físicamente de la oficina o el laboratorio, hacen uso de otras vías de comunicación y se mantienen accesibles.

A modo de conclusiones,

Un mentoría exitosa depende de una buena comunicación, de respeto mutuo, de un claro entendimiento de cada uno, y de disponer de objetivos claros y alineados a los intereses de ambos.

¿Cómo ha sido tu experiencia con tu mentor(a)? cuéntame en los comentarios y deja un LIKE antes de irte.


Fuentes:

1. Limeri, L. B. et al. “Where’s My Mentor?!” Characterizing Negative Mentoring Experiences in Undergraduate Life Science Research. CBE—Life Sci. Educ. 18, ar61 (2019).

2. Straus, S. E., Johnson, M. O., Marquez, C. & Feldman, M. D. Characteristics of Successful and Failed Mentoring Relationships: A Qualitative Study Across Two Academic Health Centers. Acad. Med. 88, 82–89 (2013).

3. Eller, L. S., Lev, E. L. & Feurer, A. Key components of an effective mentoring relationship: A qualitative study. Nurse Educ. Today 34, 815–820 (2014).

4. Jiménez, VE. La importancia del mentor en la formación del investigador. ACADEMO 2, nro. 1.


Se está procesando…
¡Excelente! Ya formas parte del grupo

¿Cómo sobrevivir a la primera entrevista con mi mentor ? 6 tips más lista de tareas

Ya elegiste el profesor al que quieres como mentor. Te sientes aliviado y satisfecho con el resultado del trabajo que hiciste para seleccionarlo.

Estas lleno de expectativas sobre lo que puedes lograr. A la vez, tienes un millón de detalles que organizar antes de iniciar esta nueva etapa de tu vida. Y como si fuera poco, en pocos días ya tienes el primer encuentro con tu mentor, y quieres causar una buena impresión.

Mi consejo es, separa una hora cada día y prepárate para ese encuentro.

Las primeras impresiones son importantes, y te tomará tiempo y esfuerzo borrar de la memoria de tu mentor y de la tuya, las cosas que no marcharon bien.

El primer paso, obtener la entrevista

Hay algo que debes tener presente todo el tiempo. Tu mentor es un profesional ocupado, valora su tiempo y probablemente se comunicará solo cuando le es necesario.

Si tu mentor esta lo suficientemente cerca de ti como en el mismo Instituto, o en el campus, puede sucederte que tengan encuentros casuales. No sería raro que en esos encuentros toquen superficialmente algunos temas sobre tu inicio en el trabajo. No te des por satisfecho. Pide la entrevista si tu mentor no la fijado aún.

Solo tienes una oportunidad para causar una buena primera impresión a tu mentor. Aprovéchala

Lo más común sería que hayan intercambiado algunos mensajes, acordando lugar y fecha de la reunión, incluso los temas que van a tratar. En ese caso, enviarle un mensaje de confirmación cuando se acerca el día puede ayudarte mucho.

Ese mensaje reconectará a tu mentor con el hecho de que esta cerca el momento que te incorporarás a su grupo de trabajo, le dará la oportunidad de reprogramar si ha surgido algún imprevisto y le mostrará que te estás preparando.

Puede suceder que en los mensajes previos no hayan quedado claro los temas que tu mentor querrá tratar. Una buena idea es escribirle un mensaje y preguntarle qué información debes llevar preparada. De esa forma te podrás hacer una idea del rumbo que tomará la entrevista, sin imponerle una definición que puede no querer hacer.

Si te preparas correctamente para obtener la información que necesitas, esa entrevista te puede allanar mucho el camino en los primeros tiempos.

Por ser un encuentro acordado no quiere decir que tendrá lugar en su oficina. Es bastante común, al menos en ciencia, que se acuerde un encuentro en una cafetería, en el receso –coffee break– entre las presentaciones de una conferencia o en una videollamada.

Sólo tienes una oportunidad para causar una buena primera impresión a tu mentor. Aprovéchala!!

5 errores que debes evitar en la entrevista con tu mentor

La hora y el lugar de la entrevista pueden influir en la forma en que vistes; trata siempre de estar a tono con la situación. Esto no es importante solo porque contribuye a causar buena impresión; si te sientes incómodo o fuera de lugar, tu rendimiento no será el mejor.

Hay errores que no debes cometer en ninguna circunstancia, te enumero a continuación los que tengo identificados.

#1. Llegar tarde. La puntualidad es una muestra de respeto que todos apreciamos. Le mostrará que eres capaz de organizar tu tiempo y que le das la importancia requerida a la relación de trabajo que están por comenzar.

Puntualidad

Si estás 5 minutos antes, estás a tiempo

Si estás a tiempo, ya estás tarde

Si estás tarde, ya no estás

Si acordaron encontrarse en un lugar donde no has estado, busca las formas de llegar suficiente tiempo de antelación. Haz una buena estimación del tiempo que te tomará llegar y planifica unos minutos extra para ubicarte cuando estés cerca del lugar.

#2. No llevar la información acordada. Tu mentor esta dispuesto a ayudarte, pero espera una relación de trabajo donde ambos ganen. Eso quiere decir que sabe lo que quiere lograr; irá a la entrevista contigo con la experiencia de muchas otras que ha hecho antes, y aún las preguntas más irrelevantes le estarán dando información útil.

Esfuérzate por recopilar toda la información que te ha solicitado. Si necesitas referencias de tus profesores o administrativos del lugar donde estabas estudiando, solicítalas con el mayor tiempo que te sea posible. No querrás apurar a alguien que debe escribir una recomendación sobre ti, pero tampoco querrás explicar que lograste que te la dieran.

Te ayudará llevar dos copias de cada documento. Eso te facilitará que ambos estén leyendo a la vez el mismo documento, cada uno con una copia.

#3. Estar pendiente de las notificaciones y llamadas en tu móvil. Te puede parecer algo muy obvio que es de mal gusto, pero sucede.

He comentado en entradas anteriores del blog mis observaciones en LinkedIn sobre relaciones laborales. Te sorprendería, la cantidad de publicaciones de reclutadores alertando sobre la mala impresión que causan las personas que dejan su móvil a un lado y no pueden evitar mirarlo durante la entrevista.

Mostrar la mayor concentración en la entrevista con tu mentor transmite respeto e interés en la conversación.

Mostrar la mayor concentración en la entrevista transmite respeto a tu mentor e interés en la conversación
Foto de Drew Williams en Pexels

#4. No estar informado en todos los temas de trabajo del grupo. Una pregunta que puede surgir de una u otra forma durante la entrevista es acerca de tu motivación para trabajar con tu mentor en el inicio de tu carrera. Estar informado sobre el trabajo del grupo y las publicaciones lideradas por tu mentor le demostrará que tienes interés en su trabajo y te servirá para argumentar tus razones.

Por otra parte, cuando has llegado a este punto deben haber acordado el tema de trabajo, al menos en términos muy generales. En esta entrevista, es muy probable que lleguen a una mayor precisión de la estrategia a seguir y las tareas iniciales.

Es importante que estés familiarizado con sus publicaciones y así podrás proponer una estrategia de trabajo, utilizando las técnicas que están utilizando en su grupo. Aún cuando tengas tus propias ideas, debes estar preparado para argumentar por qué prefieres utilizar alguna alternativa diferente.

Informarte sobre las últimas publicaciones de tu mentor puede ser muy sencillo, si utilizas algún motor de búsqueda como PubMed.

Sólo necesitas poner la siguiente dirección en tu buscador: pubmed.ncbi.nlm.gov, y llegarás a una pantalla con una barra de búsqueda como la que ves en la imagen.

Un motor de búsqueda como Pubmed te ayudará a informarte sobre las últimas publicaciones de tu mentor

Para lograr mayor precisión en tus resultados, te recomiendo realizar tu búsqueda de la siguiente forma: primer apellido de tu mentor, separado por un espacio de la inicial del nombre. Utiliza seguidamente [au], para indicarle al buscador el campo donde debe hacer la búsqueda. A continuación, incluye la palabra AND y escribe el nombre del Instituto de tu mentor.

Utiliza las opciones de búsqueda avanzada para obtener una lista de las publicaciones de tu mentor

De esa manera, obtendrás una lista de publicaciones que deben pertenecer a tu mentor. Siempre revisa cuidadosamente que hayas escrito correctamente todos los datos, para que te evites resultados errados.

#5. Mostrar impaciencia por terminar. Haz todo lo que esté en tus manos para no tener otra cita importante programada a continuación de la entrevista con tu mentor. A menos que hayan acordado el tiempo de duración de antemano, la conversación puede extenderse y comenzarás a sentirte impaciente.

Al estar apurado, eso afectará tu concentración y la calidad de tus respuestas a las preguntas que te hagan.

Por más que quieras evitarlo, tu lenguaje corporal te delatará. Tu prisa puede ser interpretada como falta de interés en los temas que están tratando.

#6. Tratar de responder preguntas con las que no te sientes cómodo. Irás a la entrevista con el ánimo de mostrarte informado y responder todo lo que te pregunten, pero hay dos situaciones en las que debes pensártelo dos veces.

Te hace una pregunta que no sabes la respuesta correcta. Es preferible admitir que debes revisar ese tema o que no lo recuerdas, antes de responder algo que no tienes idea si esta correcto.

También puede suceder que te haga una pregunta que consideras que es muy personal, en un tema que no estás dispuesto a discutir con tu mentor. En ese caso, aclara amablemente que prefieres no discutir ese tema y que no entiendes que relevancia tiene para tu trabajo.

Nunca es demasiado temprano para esclarecer los límites que tenemos entre nuestras relaciones laborales y nuestra vida personal.

¿Cómo prepararme si la entrevista es en videollamada?

No sería nada raro que tu mentor esté en otro país y la entrevista transcurra en una videollamada. En ese caso, hay varios detalles adicionales a tener en cuenta.

  • Conéctate con suficiente tiempo de antelación y asegúrate que tu equipo tiene la carga suficiente.
  • Busca que tu laptop o tu teléfono tenga la altura correcta para que no obtengas una imagen distorsionada.
  • Busca un lugar iluminado y con un fondo de color lo más claro posible y sin muchos elementos de decoración que puedan generar distracción.
  • Coordina con las personas de tu casa para que te apoyen y no interfieran en el tiempo que dure la conversación.

Un recurso para evitar errores

Ayúdate con una lista de tareas y sacarás mejor provecho de tu tiempo
Foto de Karolina Grabowska en Pexels

Organizar tus pendientes en una lista de tareas te puede ser de mucha ayuda. Puedes verlo como delegar en esa lista la responsabilidad de no olvidar ningún detalle. De esa manera podrás concentrarte mejor en tu superación personal, en estudiar los materiales necesarios y generar nuevas ideas.

Para ayudarte con esto, te dejo un pdf que puedes descargar, con una lista de las cosas que hemos visto en esta entrada.

Quizás quieras imprimirlo y utilizarlo en tu preparación.

Organizar tus pendientes en una lista de tareas te puede ser de mucha ayuda. Puedes verlo como delegar en esa lista la responsabilidad de no olvidar ningún detalle. Emplea tu tiempo en incrementar tus conocimientos y en tu superación personal.

Si encuentras algunos puntos importantes que no he considerado, déjamelos en los comentarios y así estarás ayudando a que la lista esté más completa y estarás ayudando a otro jóvenes como tú.

Resumiendo,

La primera entrevista con tu mentor es una buena oportunidad para mostrarle que estas comprometido con el trabajo que quieren hacer juntos, y demostrar que eres capaz de cumplir metas y organizar tu tiempo.

Llegar en tiempo y bien preparado transmitirá el mensaje correcto.

Ah! y no olvides de dejar un like si te resultó útil esta información.


Suscríbete a mi lista de correo, te mantendré informad@ sobre las novedades del blog

Se está procesando…
¡Excelente! Ya formas parte del grupo

Empezando con el pié correcto. ¿Cómo escoger un mentor para tu carrera en ciencias?

Vamos a imaginar que te acabas de graduar en la universidad. Estas lleno de deseos de crear y aportar con tu trabajo. También esperas que el trabajo te retribuya para cumplir tus sueños, cualquiera que sean estos, tener familia, viajar, etc.

A la velocidad que se vive hoy, no quieres perder el tiempo en tus inicios. Para garantizar tu empleabilidad en el futuro, no se trata solo de terminar una maestría o un doctorado; necesitas resultados que te ayuden a dar tu próximo paso como quieres.

Si es que vas a continuar trabajando en el ambiente académico, iniciarás estudios de posgrado hasta aumentar tu especialización. Quizás solo quieres hacer un posgrado de especialización para entrar a una empresa. A lo mejor solo necesitas una pasantía, en lo que creas condiciones para iniciar tu propia empresa.

En cualquier caso, en tus primeros años vas a necesitar un mentor.

Cuando dejamos la universidad, y de cara a iniciar nuestra vida laboral, necesitaremos un mentor que nos guíe.
Cuando dejamos la universidad, nos toca elegir un mentor para nuestros primeros años de trabajo. Foto de Stanley Morales en Pexels

¿Qué papel tiene un mentor?

Tu mentor será la persona que te guíe en tus primeros pasos como profesional, no solo en cuestiones técnicas o académicas; también te aconsejará y te guiará en temas administrativos y sociales.

Los temas administrativos pueden resultar verdaderas trabas a tu desempeño, si no aprendes a sortearlos hábilmente. Drenan tiempo y energía y por más que quieras evadirlos, estarán presentes en tu día a día. Con la ayuda de tu mentor, lograrás gestionar tu tiempo para insertar estas tareas en tu rutina sin afectar la investigación conjunta.

Los temas sociales no serán menos importantes en tu carrera, porque te ayudarán a desempeñarte exitosamente en el ambiente laboral, a integrarte en un equipo de trabajo y lograr buenas conexiones. Ya hemos hablado de los cambios que esta experimentando el mercado laboral y la importancia de desarrollar habilidades blandas, que las empresas están demandando cada vez más. Aprender a desempeñarte exitosamente en grupos de trabajo multiculturales, a gestionar tus conflictos sin dañar el espíritu de equipo, y a establecer contactos de colaboración, serán habilidades que aumentarán tu empleabilidad.

Por mentoría se entiende la relación establecida entre una persona con mayor experiencia en un ámbito (mentor) y otra con menor o ninguna experiencia (mentorizado) con el objetivo de facilitar y desarrollar sus competencias y socialización, incrementando así sus posibilidades de éxito en la actividad a desempeñar.

Viviana Elizabeth Jiménez Chaves.
Doctora en Ciencias de la Educación, Catedrática de Metodología de la Investigación Científica. Universidad Nacional de Asunción-Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. Asunción –Paraguay

La mentoría es un procesos de dos vías. Tu mentor estará poniendo en ti recursos que ha evaluado y validado por años con su trabajo. Algunas herramientas las puede haber desarrollado personalmente. Es importante que le aportes con tu trabajo y le ayudes a obtener sus propios resultados.

Tu mentor debe ser una persona capaz de transmitir confianza, motivación, experiencia técnica y valores.
Los primeros años de tu carrera son preciosos. Elegir un buen mentor garantizará que sean años productivos. Foto de Andrea Piacquadio en Pexels

Los primeros años de tu carrera son preciosos. Elegir un buen mentor garantizará que esos años sean productivos.

¿Qué esperar de un buen mentor?

Un buen mentor, guiará tus primeros años de trabajo y te ayudará a descomponer tus objetivos a mediano y largo plazo.

Debe ser una persona abierta a la comunicación y accesible. Es clave que sea una persona capaz de conversar los temas sensibles y establecer con claridad las normas de trabajo. Para llevar con éxito una investigación conjunta, es necesario establecer ciertas normas, analizarlas de conjunto y lograr condiciones que los favorezcan a los dos.

Hay temas que deben quedar claros al inicio de la relación de trabajo.

Uno de ellos es cómo serán compartidas o divididas las responsabilidades en la investigación. El otro, cómo se establecerá la autoría del trabajo. También resulta de gran ayuda saber las expectativas de cada uno sobre el tiempo que dedicarán al proyecto.

Considerando que el mentor tiene una función evaluadora, es importante saber cuáles serán las bases para juzgar tu rendimiento. Lograr un diálogo franco en estos aspectos ayudará a mantener una relación de trabajo saludable.

Un buen mentor te hará saber si el trabajo esta marchando bien sin de enjuiciar innecesariamente o utilizar términos agresivos. Respetará el hecho de que tú tienes la última palabra, pero te dará herramientas para tomar las mejores decisiones.

Debe ser una persona con la que puedas establecer una relación de confianza, ayuda y empatía. Tu mentor debe ser la persona con experiencia que sea capaz de escucharte, enseñarte los puntos débiles de tus ideas y te enseñe los elementos a valorar para los proyectos que tienes en mente.

El mejor mentor no tiene que ser necesariamente alguien con décadas de experiencia, pero si debe ser un modelo a seguir. Lo más importante es que esté en un punto de su carrera donde tú quieres estar en unos años, que haya pasado con éxito las pruebas que tú en algún momento tendrás que pasar.

Tu mentor te orientará en tu trabajo pero tú tendrás tus propias ideas y es importante que no las abandones. Necesitarás confiar tus proyectos en los que pondrás al descubierto tu creatividad. Es por eso que debes asegurarte de elegir como mentor a alguien con buenos valores y ética, o estarás exponiéndote frente a alguien que puede hacer un mal uso de esos intercambios contigo.

En cualquier carrera que te hayas iniciado, habrá días malos, semanas en las que las cosas no salieron como esperabas, resultados que no aparecen, no importa cuanto esfuerzo le has puesto. Un buen mentor debe tener capacidad para motivarte, para hacerte ver las posibilidades que aún no has probado. No se trata de que será una persona que te dirá solo lo que quieras oír, sino que te alentará antes de darte un sermón por lo que no has logrado.

Se espera de ti que correspondas al tiempo y el conocimiento que te dedica un mentor, mostrando lealtad hacia los objetivos comunes, respeto, amistad, ayuda y deferencia.

¿Cómo elegir mi mentor?

Identifica que quieres lograr en tu carrera, ese es el primer paso para saber a quien quieres como mentor.
Todos tenemos un modelo a seguir en nuestra carrera, saber qué queremos es clave para elegir nuestro mentor. Imagen de Tumisu en Pixabay

Elige tus candidatos entre profesionales con resultados en su carrera similares a los que tú aspiras. Una vez que decides en que tema quieres hacer tu práctica o pasantía, deberás encontrar dos o tres profesionales con unos años de experiencia y sobre todo,  que hayan desarrollado una carrera que se parece a lo que quieres para ti, que están donde tú quieres estar en unos años.

No todos perseguimos los mismos objetivos al graduarnos. Para algunos, lograr convertirse en un referente obligado en un tema representa una forma de asegurarse que siempre tendrá buenas ofertas de trabajo.

Para otros, lo más importante es llegar a formar y gestionar un grupo de trabajo con el que desarrollar sus ideas. En este grupo se encuentran profesionales que aunque no sean referentes en su área, tienen un conocimiento técnico que les permite comunicarse con expertos y habilidades para lograr que colaboren con sus ideas. Así pudiéramos encontrar infinidad de aspiraciones, lo más importante es que sepas lo que quieres tú. De esa forma podrás identificar los mejores candidatos para tu mentor.

Asiste a seminarios donde participen las personas que estas valorando como mentores. La situación ideal es poder verlos desempeñarse en persona. Sin embargo, hoy es bastante común que estés valorando realizar tus prácticas en otra ciudad, incluso en otro país. En este último caso, valora anotarte en webinars o ver videos de charlas o conferencias donde hayan estado presentes.

Hay mucho que aprender de tu futuro mentor de la forma que se desenvuelve en los debates de seminarios y conferencias. Podrás apreciar si hace sus preguntas con respeto por la persona que presenta, si sus comentarios aportan o están dirigidos a socavar la credibilidad del ponente.

Claro que la forma en que se comporte con profesionales experimentados no será necesariamente la que tenga con sus estudiantes, pero te ayudará a formarte una opinión sobre su respeto por los puntos de vista de otros profesionales.

Con esto te digo que si tienes la oportunidad de verlo en una reunión con sus estudiantes, eso es algo que no te debes perder!!

Visita el sitio web del Instituto donde tiene su cátedra, grupo o laboratorio. Si alguna ventaja existe hoy en día para obtener información profesional es precisamente la cantidad de información disponible en las páginas web. De allí puedes conocer  muchos datos que te ayudarán a decidirte.

Algo sobre lo querrás tener una idea es sobre su participación en la vida social.  Atención!! no estoy hablando de husmear en sus RRSS personales. Te explico.

La mayor parte de los institutos de tipo académico, incluso las empresas, hacen con frecuencia actividades sociales de distintos tipos. Allí podrás ver a profesores de gran reputación participar en una obra de teatro de aficionados junto  a sus estudiantes, o correr junto a las personas de su grupo en una maratón para celebrar algún aniversario. Otros han estado dentro del público animando, pero participan y muestran que les importa su equipo. Eso no quiere decir que los que no participan sean necesariamente insensibles, pero si puede darte una idea de sus características en las relaciones personales.

Si es participativo y brinda a poyo a su grupo en actividades sociales, es muy probable que sea una persona que se interesa genuinamente no solo por tus avances en la investigación, sino también en tu proyecto de vida.

Del sitio web también puedes también deducir si tu mentor candidato promueve la participación de sus estudiantes en eventos, charlas o congresos. Eso te servirá para hacerte una idea de su preocupación por el crecimiento profesional de los jóvenes profesionales bajo su mentoría.

Si estas en la rama de la investigación académica, te interesará ver la producción científica no solo del posible mentor, sino también de los miembros de su grupo, y así tener una idea de lo que puedes lograr.

Conversa con los jóvenes que forman parte de su grupo. Aunque aparece como la última recomendación, no es por eso la menos importante. Conocer las opiniones de las personas que han compartido ya un tiempo de trabajo con tu mentor candidato sin dudas te brindará un punto de vista muy útil.

Típicamente, los profesores con plazas disponibles para hacer mentoría tienen sus anuncios explicando los temas de trabajo y algunas (pocas) condiciones generales. Si has tenido alguna entrevista personal con el posible mentor, él te habrá transmitido con mayor detalle sobre el tema de trabajo y algunos aspectos del funcionamiento del grupo y sus propias normas. Todo es información que vale la pena tener, pero hasta ahí solo tienes el punto de vista del mentor.

Necesitas el punto de vista de sus estudiantes. Ellos van a estar en una situación similar a la tuya, por tanto tendrán una mirada diferente a las mismas normas.

Tómate un tiempo para elegir un buen mentor en el inicio de tu carrera. Ese será tu consejero en temas técnicos, administrativos y sociales de tu vida laboral.

El tiempo que dedicamos a elegir nuestro mentor se retribuye en el éxito de nuestra carrera. Foto de Andrea Piacquadio en Pexels

Conclusiones

El mentor que guiará tus primeros años de vida laboral no debe ser algo que solo alguien que estaba convenientemente disponible, ni que alguien te recomendó y lo tomaste sin pensar. Debe ser alguien que debes escoger para garantizar que esos primeros años beneficien el resto de tu carrera.


Fuentes:

1.            Eller, L. S., Lev, E. L. & Feurer, A. Key components of an effective mentoring relationship: A qualitative study. Nurse Educ. Today 34, 815–820 (2014)


Si te resultó de interés el contenido, déjame un LIKE o un comentario al final de la página y me estarás estimulando a continuar escribiendo.

Suscríbete y te mantendré informad@ sobre las novedades del blog

Se está procesando…
¡Excelente! Ya formas parte del grupo